El paso de Infantil a Primaria

Pasar de Infantil a Primaria es un cambio de etapa muy importante. Como padres, ¿cómo podemos preparar a nuestros hijos para dar este paso? ¿Qué actitudes debemos adoptar y qué ideas prácticas nos pueden servir?

Oriol Guerrero, profesor de 1º de Primaria de Viaró Global School, nos da algunos consejos basados en 10 años de experiencia acompañando a las familias en este cambio de etapa.

Cambio de etapa… ¿por qué?

Podemos diferenciar en el proceso evolutivo de los niños dos infancias:

  • Primera infancia (3 a 6 años): los niños empiezan a relacionarse, aumenta el autocontrol y mejora el movimiento motriz.
  • Infancia intermedia (6 a 12 años): se da un mayor pensamiento lógico, se desarrolla el lenguaje y la memoria, se crea la autoestima.

El cambio de etapa de Infantil a Primaria podríamos decir que modifica la forma, pero no el fondo, es decir, se profundiza en lo que ya se está trabajando, acorde al desarrollo de los niños. Según el centro escolar, se verá diferencias en la forma de trabajar, en el ambiente y el entorno, en el fomento de nuevos hábitos personales y materiales…etc., pero todo ello sin perder de vista el ritmo de crecimiento de cada niño o niña.

Práctica: Cómo encarar la transición

Existen varios aspectos a tener en cuenta y actitudes que podemos adoptar y fomentar con antelación para que el paso de infantil a primaria sea realmente beneficioso para todos.

Cómo prepararles

  • Aprovechar la motivación que los niños tienen por las cosas: es una edad muy dulce.
  • Ilusionarse e ilusionar.
  • Tener expectativas realistas, sin exagerar en lo positivo o lo negativo.
  • Tener consciencia y respetar los ritmos de cada niño o niña.

También puede ser útil, si en el colegio existe la posibilidad, anticipar este cambio de etapa mediante las actividades de verano: les ayudan a situarse, conocer las personas y el entorno y encarar con más seguridad el primer día del nuevo curso.

Actitudes de los padres que ayudan

  • Tener confianza tanto en el niño o niña como en el colegio.
  • Planificar y preparar con tiempo lo que se pueda, aportando seguridad (material escolar, uniforme, bolsa de deporte…etc.).
  • Mostrar seguridad, especialmente el primer día.
  • Mantener el contacto con el tutor, que acompaña a nuestro hijo o hija.
  • Pensar un horario para provechar las tardes.

Hay que tener miedo a…

¡NADA! No hay que tener miedo a absolutamente nada. El miedo paraliza, por lo que tenemos que buscar siempre transformar las dificultades en oportunidades. Además, es necesario aprender a salir de la zona de confort, ya que todo puede educar desde una visión global de la persona.

Si recogemos todo lo mencionado, al final la clave de todo son dos palabras: CALMA y ALEGRÍA:

En resumen, pongamos en práctica estas ideas:

  1. Ilusionar a nuestro hijo: crecer es apasionante
  2. Confianza: estamos en las mejores manos, ¡qué equipo!
  3. Planificación y anticipación: los detalles tangibles del cambio. 
  4. La gestión del miedo: iremos poco a poco. 
  5. ¡Ojo con nuestras expectativas! Transmitir seguridad, no presión.

Sesión completa:


¿Te gustaría conocer Viaró Global School? Solicita una visita personalizada: