Tiempo: el mejor regalo para nuestro hijo

18 de enero de 2021

Empezamos el post de hoy con una pequeña historia. Dice así:

Era de noche cuando el pequeño hacía esfuerzos por permanecer despierto. El motivo valía la pena, estaba esperando a su papá. Oyó por fin abrir la puerta de su habitación…

Hijo: “¿Papá puedo hacerte una pregunta?”.

Padre: “Sí claro, ¿qué ocurre?”.

Hijo: “¿Cuánto dinero ganas en una hora?”.

Padre: ¿Pero a qué viene esto hijo?”.

Hijo: “Sólo lo quiero saber…”

Padre: “50 euros la hora.”

Hijo: “Ooooh”, exclamó con ojitos tristes. “Papá, ¿puedo pedir prestado 25 euros?”.

El padre no entendía nada, el día había sido largo y duro. 

Padre: “Mañana. Ahora a dormir”.

Hijo: “¡Gracias papá, ya tengo suficiente!”.

El padre sorprendido le preguntó:

Padre: “¿Para qué?”.

El niño metió su manita debajo de la almohada y sacó varias monedas.

Hijo: “Para comprar una hora de tu tiempo. Por favor, mañana ven temprano a casa, me gustaría cenar contigo”. 

TIEMPO es lo que quiere y necesita cada uno de nuestros hijos. Atrás quedan las navidades, un tanto especiales este año, y de nuevo toca lidiar con las prisas y la vorágine del día a día. Encontrar momentos que nos ayuden a reconectar con quien más queremos no siempre es fácil de llevar a cabo. Requiere de constancia e implicación, ¡pero el esfuerzo bien merece la pena! 

Frases como: ¡No tengo tiempo para nada!, ¡no puedo estar por mi hijo ni un minuto, tengo mil cosas que hacer!, ¡todo el día voy corriendo!... a todos nos son conocidas. Es verdad que después de un día intenso de trabajo necesitamos tomar aire. Y recursos como dejarles la Tablet, el móvil o encender la televisión con sus dibujos preferidos puede que sea una opción fácil, pero no acertada.

Nuestros hijos crecen a una velocidad increíble. De ser unos bebés, pasan a ser niños, hasta que llega un día que nos damos cuenta que son unos preadolescentes. Sin duda, los primeros años pueden ser complicados llenos de retos y cambios en nuestro estilo de vida. Pero es una etapa fugaz, que sólo tendremos oportunidad de vivirla con ellos una sola vez.

Es importante pasar tiempo con ellos porque les aporta confianza, seguridad en sí mismos, les resulta más fácil establecer vínculos afectivos con los demás y favorece una buena comunicación familiar.

El Papa Francisco, hace unos años, enviaba el siguiente mensaje a todos los padres: “Perded el tiempo con vuestros hijos, pues es una de las cosas más importantes que podéis hacer todos los días”.  “Perder” entendido como sinónimo de dar, de estar y de compartir. 

No dejemos escapar la infancia de nuestros hijos, pues del tiempo que compartamos con ellos, dependerá la clase de relación que tengamos cuando sean adultos. Os animo a dejar de lado todo aquello que pueda esperar. Y aprovechar nuestro día a día para pasar con ellos tiempo de calidad. Ahí van algunas sugerencias:

  • Disfrutar con calma de un desayuno junto a ellos. No apurar la hora de despertarse y dejar las cosas organizadas la noche anterior, puede que nos facilite empezar el día con un poco de calma. 
  • El trayecto del colegio puede ser una buena opción para hablar de la jornada que tenéis por delante, cantar juntos alguna canción o repasar entre todos el examen del día.
  • Dedicar un ratito a jugar con él tiene múltiples beneficios además de ser una excelente forma de crear recuerdos juntos. Para ello ¡aparca el móvil!
  • Incluirlo en las tareas domésticas. Las horas del día dan para lo que dan y sacar tiempo para dedicarlos en exclusiva para ellos puede ser complicado. ¿Y si lo animamos a que nos ayude disfrutando de este momento junto a ellos? Organizar la compra del supermercado, recoger la habitación, preparar la cena… Además de estar potenciando su autonomía, aprovechémoslo para conversar.
  • Realizar alguna actividad en familia: una excursión, un paseo en bici…son innumerables las opciones que existen para pasar un rato divertido todos juntos.
  • Aprovechar cualquier momento para abrazarle y darle besos. La afectividad le aporta seguridad, sensación de protección, refuerza su autoestima, aumenta su bienestar y felicidad.
  • Disfrutar del momento del baño: podéis comentar cómo ha ido el día, jugar con la espuma o inventar una historia con los juguetes de agua que tiene.
  • Bailar, cantar, reír, hacer una guerra de cosquillas, una sesión de chistes…nos proporciona alegría, bienestar y un óptimo desarrollo emocional a todos.
  • La cena puede que sea el único momento del día en el que podamos compartir mesa juntos. Es un hábito que os animo a no perder, que nos conecta y favorece la comunicación. ¡Vuelvo a insistir: móviles y televisión apagados!
  • Leerle un cuento antes de dormir, acurrucarnos con él en la cama, hablar de lo mejor que nos ha ocurrido, de alguna anécdota suya o nuestra le ayudará a crear un clima de conexión y relajación ideal para terminar el día.

La mayoría de estos momentos están al alcance de todos. Os animo a ponerlos en práctica, porque no sólo ganará vuestro hijo sino también todos vosotros. ¡Vamos, el TIEMPO vuela!

Eva Martí

Tutora de P5

Comparte esto:

Relacionado

English during the summer
Mayo, mes de la Virgen
A la conquista del horizonte

Coneix Viaró Infantil

Aquest blog

És una finestra oberta a Viaró Infantil on volem inspirar i acompanyar a mares i pares en l'educació dels seus fills.

Newsletter

Subscripció
twitterfacebookenvelopewhatsapp