Recetas del mundo: Akara nigeriano

De la mano de una familia del colegio, hoy os traemos una receta tradicional nigeriana.

El akara es un aperitivo nigeriano que también es popular en Ghana y otros países africanos. Se trata de un especie de torta frita o buñuelo que se puede considerar un elemento básico del desayuno o una comida rápida.

Están hechos a base de alubias carilla como estas:

Ingredientes:

Preparación:

  1. Dejar remojar las alubias durante la noche en una olla grande de agua.
  2. Escurrir y agregar un poco de agua y triturarlas hasta obtener un puré suave y cremoso. La proporción es de ½ taza de agua por cada 2 tazas de alubias.
  3. Poner el puré en un bol o recipiente, añadir la sal, el pimiento picado y la cebolla y mezclar de nuevo. Hay que mezclar bien unos minutos (con un batidor o varillas) para incorporar aire en la masa y que sea más esponjosa.
  4. Formar bolas de pasta con una cuchara.
  5. En una sartén grande, calentamos el aceite vegetal. Cuidadosamente sumergimos las bolas en la sartén y freímos hasta que se doren uniformemente por todos lados.
  6. Colocar las bolas fritas en un plato con papel de cocinar para que escurra el aceite sobrante.
  7. Servir calientes, solos o con una salsa.

Recetas del mundo: fajitas mexicanas

El post de hoy es en colaboración con un padre del cole que nos enseñará cómo preparar unas fajitas mexicanas riquísimas y muy sencillas.

Ingredientes:

Paso a paso:

1. En primer lugar, picamos la cebolla y los pimientos en juliana. En esto nos pueden ayudar los niños con ayuda de un cuchillo especial. Si no los conocéis, hay muchas marcas que distribuyen cuchillos que no cortan (si pasas el dedo no está afilado y no duele ni nada) pero sí que sirven para cortar verduras. Ideal para los pequeños mini-chefs que quieren colaborar más.

2. A continuación, salteamos las verduras en una sartén con un poco de aceite y luego le añadimos un chorrito de salsa de soja y dejamos que queden bien blanditas.

3. Añadimos el pollo cortado en tiras y le echamos una pizca de sal (poca porque la soja es salada) y un poco de comino, y dejamos que se cocine con las verduras.

4. Pasamos las tortitas por una plancha sin aceite, para tostarlas un poquito.

5. Montamos las tortitas con el relleno (la mezcla de verduras y pollo) y añadimos la salsa que más nos guste. Lo tradicional es una salsa picante. Podemos usar por ejemplo salsa verde que le da un toque picante pero no demasiado 😉 

Y a disfrutarlas!

Recetas del mundo: rollitos de primavera caseros

Nos estrenamos en esta nueva sección del blog, en la que cada mes os enseñaremos una nueva receta para hacer con los peques. Con cada receta, viajaremos a un país del mundo y podremos probar sabores y platos nuevos, que enriquezcan las comidas familiares y den pie a investigar un poquito más sobre otras culturas y tradiciones.

Empezaremos con una versión casera y muy rica, que quizá no habéis probado de hacer en casa y os sorprenderá lo sencillo que puede ser.

Rollitos de primavera caseros al horno

Ingredientes (para 6-8 rollitos)

3 Cucharadas de aceite de girasol
150g de carne picada de cerdo o pechuga de pollo
2 cebolletas tiernas (en su defecto, cebolla normal)
1 Zanahoria
1 Calabacín pequeño
150g de brotes de soja
1/2  Repollo o col china
6-8 laminas de pasta para rollitos (también se puede usar masa filo o "brick" o preparar la masa casera)
1 Cucharada sopera de salsa de soja
1/2 Cucharadita de aceite de sésamo

Las verduras se pueden adaptar un poco según los gustos de cada familia, o según las verduras que tengáis más a mano en casa y queráis aprovechar (se puede omitir el calabacín o los brotes de soja, añadir judías verdes, etc.)

Paso a paso

  1. Cortamos todas las verduras bien picadas (los niños nos pueden ayudar con un cuchillo especial para niños):
    • Cebolletas:  Cortamos y quitamos la parte más verde y el resto lo cortamos en tiras finas a lo largo
    • Zanahoria: Pelamos y hacemos laminas que luego cortaremos en tiras finas
    • Calabacín: Aprovechamos solo la parte exterior verde y cortamos también en tiras finas.
    • Repollo: Quitamos el tronco duro central y cortamos en resto en tiras finas.
  2. Freímos la carne con el aceite de girasol y sésamo en una sartén profunda (un wok seria lo perfecto) hasta que tome color.
  3. Añadimos las verduras que tenemos cortadas. Los brotes de soja los añadimos ahora si son frescos, si no, los añadiremos al final
  4. Cuando las verduras lleven unos 5 minutos añadimos la salsa de soja y cocinamos durante 2-3 minutos más. Las verduras deben quedar cocidas pero duritas.
  5. Una vez fuera del fuego pondremos el sofrito en un escurridor para que pierda todo el liquido posible y se enfríe. Esto es importante ya que un relleno muy húmedo rompe las laminas de pasta. También es importante esperar a que se enfríe un poco para rellenar los rollitos.
  6. Rellenamos las láminas. Colocamos un par de cucharas de relleno en un lateral y damos una primera vuelta. Doblamos los lados hacia adentro para cerrarlos  y acabamos de enrollarlos. Se puede usar clara de huevo para cerrar bien la masa.
  7. Los colocamos con el cierre hacia abajo sobre una bandeja con papel de horno. Los pincelamos con un poco de aceite y horneamos a 180º-200º durante unos 15 minutos hasta que comiencen a estar dorados. También se puede freír con aceite bien caliente.
  8. ¡A disfrutar! Los podemos acompañar con la salsa que mas nos guste, soja, curry, agridulce, etc.

Origen de este plato

El rollito se empezó a popularizar por ser el plato más representativo a la hora de celebrar el año nuevo chino, época en la que comienza la primavera y de ahí, el origen de su nombre.

Además, la forma del rollito también tiene un significado y es que representa a un capullo de gusano de seda, dado que al comenzar la primavera es cuando se produce el nacimiento de estos bichitos tan populares en la cultura china.