English during the summer

These days we might wonder how we can help our children to improve their English during the holidays. Do not worry, you can do it independently if you have a good level of English or not.

A good idea to put into practice during the summer is to establish a routine with a concrete moment to talk in English with your children. Any moment could work, like bath time, lunch time, swimming pool, or play time. It is important that when you are doing this the child must know when it starts and finishes.

On the other hand, if your level of English is not as good as you would like you have many resources to approach your children to the learning of the foreign language. You can dance and sing with them the songs that we learn in the school (let’s go to the zoo, walking in the jungle, the wheels of the bus…). It is the best way to combine learning and fun.

After eating or before going to bed if you put on a movie or a TV show it would be good to put it in English. It is important that children known the movie before, this way it will be easier for them to understand the plot.

Children at these ages love to paint and play board games. This could be another occasion for introducing the language (colors in English, numbers ...).

Finally, if you develop the habit of reading stories before going to bed, it would be very good if they were in English and little by little the children will associate the importance of the language.

Resource links:

Mayo, mes de la Virgen

Como muy bien han aprendido todos los alumnos: el mes de mayo es el mes de la Virgen. Oportunidad buenísima para recordar y reflexionar sobre la alegría de poder caminar de su mano. 

Cada día hemos querido felicitarla dedicándole pequeñas muestras de cariño: visitas más frecuentes al oratorio, ofreciéndole nuestros retos, dibujos… Hasta hemos diseñado y creado unas flores de papel, como representación de algunos de nuestros esfuerzos, que le fuimos dejando a sus pies.

El pasado viernes 21 de mayo tuvimos la Romería de Viaró Infantil.

Desde los más pequeños de P0 hasta los más mayores de P5, en grupos estables y por turnos, visitamos a la Virgen del patio, donde le entregamos los preciosos ramos que trajimos de casa y donde le cantamos la canción que cada curso ha preparado a lo largo de este mes. 

Además, los alumnos de segundo ciclo, pudimos hacer una romería un poco más larga, teniendo la oportunidad de poder ir a visitar a la Virgen de la ermita del colegio. Allí le rezamos y le entregamos unas orquídeas de parte de todas las familias y profesoras de Infantil.

Así es como finalizamos un mes muy emotivo, con mucha alegría y amor. 

Anna Cartañá

Tutora P3B

A la conquista del horizonte

Los primeros años son la mejor edad para ello, pero educar es una responsabilidad que dura toda la vida. El ejemplo como padres es vital para los hijos: somos el espejo en el que se miran.

¿Cómo conseguir que nuestros hijos crezcan fuertes, voluntariosos y responsables? En este podcast veremos en qué y cómo exigir a nuestros hijos para ayudarles a ello.

Escuchar Podcast en Spotify

Escuchar Podcast en ivoox

Carmen Arnalot

Tutora P4

Pistas para hacer tu propia biblioteca infantil

El hecho de que los niños reciban literatura desde su primera infancia es importantísimo. De los 0 a 6 años, la lectura de imágenes o la lectura compartida (el niño escucha la lectura en voz alta) permite al niño conocer, entender y hablar sobre el mundo que le rodea. Y, además, la lectura es un poderoso instrumento para construir la identidad de los más pequeños. 

La familia y el colegio tenemos un importante papel a la hora de acercar la literatura a los niños. Nos han de ver leer y… ¡qué bueno es compartir lecturas uno junto al otro hasta que lean por sí solos! Pero, además, hemos de poner a su alcance literatura recomendada, de calidad y, por supuesto, asequible a las primeras edades. Tan importante es que los niños estén en contacto con los libros como que los libros sean los adecuados. 

Partiendo de esta idea y, a las puertas de Sant Jordi, me gustaría compartir con vosotros ejemplos de libros famosos de la literatura infantil y algunas pistas para que hagáis vuestra propia selección con vuestros hijos. 

Leyendo historias en las que aparecen toques de humor los más pequeños aprenden a valorarlo como necesario en la vida. 

El sentido del humor tiene, además, un gran valor educativo: enseña a nuestros hijos a relativizar y es un punto de partida para desarrollar el tan necesario sentido crítico. Además, las risas nos harán pasar un buen rato y que tu hijo no quiera cerrar el libro. 

Algunos ejemplos de libros divertidos: 

El cartero reparte las cartas de casa en casa: una para los tres osos, otra para cenicienta, otra para la bruja malvada... Un divertidísimo libro móvil con cartas de verdad, que nos explican qué pasó tras el colorín colorado de los cuentos de siempre.

Un álbum ilustrado muy divertido. Todo empezó cuando el topo asomó la cabeza por su madriguera y le cayó aquello gordo, marrón, que se parecía a una salchicha. De mal humor, se dispuso a buscar al culpable. ¿Pudo hacerlo una paloma? ¿Tal vez una vaca? ¿Encontrará el topo finalmente a quien lo hizo?

Aunque tampoco conviene abusar de “libros de recetas”, la enorme variedad de sentimientos reflejados en estas historias, que va mucho más allá de la tristeza o la alegría, enseña a nuestro hijo a identificar sus propias emociones, lo que le ayuda a desarrollarlas y entenderlas. Estos libros intervienen en la formación de la inteligencia emocional de los niños, algo clave para su desarrollo afectivo presente y en el futuro. 

Algunos ejemplos emocionantes:

A partir de los 6 meses tu bebé disfrutará viendo las fotografías de otros bebés y reaccionar antes sus gestos. Un formato sólido, manejable y con cuidadas y claras imágenes. 

El pequeño álbum de hojas de cartón transmite la avidez y el entusiasmo de la mirada infantil, para la que todo está por estrenar. A través de esta osa vivirán situaciones donde reírse, alegrarse, jugar, estar contentos... y situaciones, donde la pequeña osa Emma también llora, como, por ejemplo, cuando mamá se enfada con ella y no sabe por qué, por el helado que se le cae al suelo o por dormir con la luz apagada. 

Este mono tímido y débil quiere que dejen de meterse con él… y está convencido de que para conseguir su propósito tiene que convertirse en un mono grande y fuerte capaz de enfrentarse a cualquiera. A partir de ese momento aparece la parte divertida de esta historia que esconde una gran enseñanza. 

Conviene recuperar las versiones clásicas, pues en la actualidad hay versiones muy simplificadas y estereotipadas. Estos cuentos suelen tratar temas muy importantes en la vida (la muerte, la amistad…) de una manera amena y cercana, permitiendo que el niño se forme una primera idea de estos asuntos tan relevantes que irá experimentando en primera persona conforme vaya pasando el tiempo. 

Estos libros ayudan a que los más pequeños se conozcan a sí mismos ya que se identifican con los personajes de las historias, viven sus experiencias y, así, aprenden de sus lecciones. 

Algunos ejemplos temáticos: 

Inés es terca, desobediente y posee un sólido espíritu de contradicción, como cualquier niño. ¿Por eso hace todo al revés? Afortunadamente, tiene una mamá imaginativa y cariñosa que sabe cómo poner las cosas del derecho.

Es una amplia colección, con más de cuarenta títulos, en la que Teo presenta diferentes escenas de la vida cotidiana. De la mano de Teo, el niño podrá identificarse con los diversos personajes y situaciones, y revivirá el mundo que lo rodea. Todos los títulos de la colección tienen una guía didáctica destinada a entretener al niño a la vez que estimula su curiosidad y su creatividad.

No mostrar solo versiones trilladas, sino también apostar por ilustraciones cuidadas y rupturistas y que estimulen los cinco sentidos mediante luces, texturas, sonidos… Formatos que motiven y acerquen a los libros. 

Algunos ejemplos osados: 

El protagonista de este cuento es un joven grillo que, por mucho que frota sus élitros, no consigue emitir ningún ruido con ellos para saludar a los otros insectos con los que se encuentra. La obra, encuadernada de forma irrompible y acompañada de ilustraciones bien realizadas, es muy adecuada para familiarizar a los niños pequeños con todo tipo de especies semejantes al propio grillo, y para que se acostumbren al sonido que éste emite con sus alas cuando alcanzan el final de su crecimiento, gracias a un sencillo mecanismo auditivo.

A veces no todo es lo que parece ser, o puede serlo sin dejar de ser otra cosa: un divertido silent book en el que descubriremos en cada página como una parte de un dibujo puede complementarse con otra parte dando vida a objetos o situaciones completamente distintas, ¡tan sorprendentes que nos regalan una sonrisa a cada giro de página!

Cuentos populares, canciones infantiles, fábulas, trabalenguas, rimas…. Aquello que se ha ido transmitiendo de forma oral de generación en generación. Esto es importantísimo porque la tradición oral cuenta nuestra historia, quiénes somos y de dónde venimos. 

Además, proporcionan un lenguaje y vocabulario lejos del actual, pero de gran interés para su desarrollo lingüístico, y costumbres propias de la época que favorecen su desarrollo cultural. 

Algunos ejemplos clásicos: 

Adaptación de Ana Campoy para primeros lectores de Don Quijote de la Mancha en la que se narran los hechos más llamativos. El texto es breve, sencillo y bien redactado, adecuado al público al que se dirige. Las ilustraciones son muy expresivas y hacen que la lectura del cuento resulte atractiva.

«Había una vez un pequeño príncipe que vivía en un planeta tan minúsculo, tan diminuto... que ni siquiera tenía nombre».

La poética y conmovedora historia de El Principito, cuidadosamente adaptada por Gabriela Keselman para los más pequeños, en este precioso álbum regalo con los dibujos originales del autor.

En este cuento se narra cómo Babar llega a convertirse en rey, el porqué de su vestido verde, su boda con Celeste… Cuando Babar era pequeño un cazador mata a su madre y el pequeño elefante, muy apenado, marcha a la ciudad en la que conoce a una anciana que le acepta en su casa. Con ella aprende y estudia. Un relato clásico escrito con estilo sencillo y cuidado.

Estos son solo algunos ejemplos de libros reconocidos y unas pocas pistas. Os animo a investigar más sobre literatura infantil en la web de TROA y en artículos interesantísimos como los de la revista HACER FAMILIA

Merce Cavero

Coordinadora Pedagógica

Decir "no" también educa. Gestionar la frustración

Como padres el cariño, la paciencia y la comprensión no están reñidas con la fortaleza para no ceder. Es una tarea que empieza en los primeros años de vida de nuestro hijo. Todos sabemos qué ocurre cuando no satisfacemos las demandas de los pequeños: llegan los lloros, los gritos, las rabietas y los enfados… Ante estas situaciones, dos son las opciones que se nos plantea como padres: ceder o no.

Eva Martí, tutora de P5, nos explica en este podcast algunos trucos para ayudar a nuestros hijos a gestionar la frustración.

Podéis escuchar el podcast en Ivoox o Spotify haciendo click en las siguientes imágenes:

Escucha el podcast en Ivoox
Escucha el podcast el Spotify

Aquí os dejamos una breve bibliografía de cuentos que pueden ayudar a los peques a entender lo que es la frustración y cómo gestionarla:

Eva Martí

Tutora P5

Observarnos y observarlos

La semana pasada tuvimos la tercera sesión del programa “Ayúdale a despegar” con Noemi Suriol. Ella es fisioterapeuta especializada en neuropediatría, asesora de crianza y estimulación infantil. En esta ocasión, nos habló sobre las diferentes etapas del bebé, los periodos sensibles y como los padres pueden acompañar a sus hijos en sus distintas fases de desarrollo (0-3 años). Si no habéis tenido la oportunidad de escucharla os animo a hacerlo en el siguiente vídeo:

En esta sesión tuve la suerte de poder acompañarla y aprender mucho acerca de estos temas. Así que quiero compartir con vosotros lo que para mí fueron las ideas clave. Nos pueden ayudar a aprender y a mejorar como papás. Como bien sabéis educar es un continuo reaprender. 

Observar a nuestros hijos nos permitirá conocerlos, pero ¿te has parado a observarte a ti mism@? El niño a menudo nos pone frente a situaciones de inseguridad, de no saber bien cómo hemos de actuar, como por ejemplo delante de una pataleta.

Qué bueno sería que antes de actuar delante de cualquier situación nos paráramos un segundo y nos preguntáramos:

  1. ¿Qué estoy sintiendo? tengo miedo, me siento amenazado…Si es algo negativo hay que cambiarlo por algo positivo. Nos podemos equivocar mil veces y no pasa nada lo importante es darse cuenta y rectificar. 
  2. ¿Qué hago frente a esa situación? ¿Tomo una actitud de control o de inseguridad pensando que se me escapa de las manos?
  3. ¿Qué digo? Me van a salir las palabras en base a lo que he estado pensando y lo que he sentido.

Normalmente actuamos bajo dos sentimientos: por amor o por temor. El temor nos paraliza y no nos deja actuar correctamente así que hay que aprender a actuar por amor a través de una actitud de apertura, respeto, empatía y aceptación “el amor es acompañamiento”. Antes de actuar hay que comprender a los niños.

No siempre tenemos capacidad para tomar conciencia antes de actuar. ¡No importa! Busca un momento para parar y pensar en cómo has actuado en esta u otra situación y piensa cómo lo podrías haber hecho de otra manera. Esto te permitirá conocerte y ser capaz de mejorar como educador@.

También nos recordó que los niños son unos grandes observadores, nos observan con lupa todo el día y nos escuchan con mucha atención. 

El bebé desde el primer día nos está observando y sabe perfectamente cuando estamos nerviosos, tristes, contentos, él lo percibe a través de sus sentidos. Por eso es importante que nuestros hijos nos vean contentos haciendo las cosas, ya que su manera de actuar frente a las cosas cotidianas va a depender de como nosotros les enviemos el mensaje. Por ejemplo, si papá o mamá lavan la casa quejándose, lo más seguro es que el día que ellos lo hagan pongan mala cara o piensen que es aburrido. 

Nosotros hemos de observar a nuestro hijo fijándonos en su cuerpo (expresión facial, corporal, en sus manos). El cuerpo de nuestro hijo nos lo indica todo, podemos ver si está contento, triste, enfadado, si tiene miedo…su cuerpo nos avisa de sus necesidades. 

Anna Anguita

Tutora P1

Cómo educar la dimensión espiritual del niño en la familia

La vida de piedad, el cariño por lo espiritual, el despertar de los sentimientos por lo sobrenatural, la adquisición de los hábitos y ciertas actitudes se aprenden en la familia. Los padres transmiten su fe y los hijos aprenden a rezar por lo que ven y viven en ella.

De todo esto nos habla en un nuevo podcast Cheche Nuevo, profesora de P3.

Como siempre, podéis escucharlo en la plataforma que más os guste: Ivoox o Spotify. Aquí tenéis los enlaces:

Haz clic para escuchar el podcast en Ivoox
Haz clic para escuchar el podcast en Spotify

Estos consejos nos vienen muy bien para acompañar a nuestros hijos en esta Cuaresma 🙂

El juego evolutivo de 0 a 3 años

Como ya sabréis, estamos realizando unas sesiones formativas para padres, de la mano de Noemí Suriol, psicomotricista, fisioneuroeducadora en al primera infancia y formadora de la pedagogía Lenoarmi. Estas sesiones están resultando muy enriquecedoras para las familias y para el profesorado.

Las profesoras de Viaró Infantil nos mantenemos siempre en continua formación, y esto nos permite reflexionar sobre lo que ya hacemos bien, que son muchas cosas, y lo que podemos mejorar. En ocasiones también surgen debates muy interesantes y enriquecedores. No os voy a negar que todo esto nos lleva un sobreesfuerzo, pero nos gusta cuidar a nuestras familias de la mejor manera que podamos. Y pensamos que este es el mejor modo.
Como tutora de P2, agradezco mucho este apoyo, porque nuestra labor es ayudar a las familias a educar a sus hijos y estas sesiones nos permiten ayudarles en muchos aspectos en más profundidad y de un modo distinto a como lo hacemos en las tutorías. Que por otro lado considero una herramienta fundamental. ¿Habéis hecho ya la tutoría de vuestros hijos?


En la ultima sesión tuve la suerte de acompañar a Noemí. Podéis ver el vídeo completo en el canal de YouTube del colegio. La sesión dura una hora y veinticuatro minutos, pero merece mucho la pena. Y ahora diréis "no tengo tanto tiempo." No mires el video. Escúchala, mientras haces otra cosa. A ratitos, quizá. "Pero Rocío… ¿No nos has dicho el tema?" El juego evolutivo de 0 a 3 años.
Aquí os transmito algunos tips sobre esta sesión, aunque lo ideal sería que la vierais entera.

Según la pedagogía Lenoarmi existen tres formas de jugar:
1. Bodychat: Chatea con tu bebé cuerpo a cuerpo, sin ningún material de soporte.
Ideas de cómo hacerlo:

2. Compartir: Es un modo de acompañar al bebé. Te conviertes en su espejo. No le haces hacer. Te imita porque ve que disfrutas, para ello, ponte a su altura. Nunca interrumpimos para corregir. Rotación de juguetes, si hay alguno con el que no juega lo guardamos por un tiempo.

3. Juego libre:

¡Un ambiente bello y ordenado invita al juego!


Rocío Conesa
Tutora P2

Tiempo: el mejor regalo para nuestro hijo

Empezamos el post de hoy con una pequeña historia. Dice así:

Era de noche cuando el pequeño hacía esfuerzos por permanecer despierto. El motivo valía la pena, estaba esperando a su papá. Oyó por fin abrir la puerta de su habitación…

Hijo: “¿Papá puedo hacerte una pregunta?”.

Padre: “Sí claro, ¿qué ocurre?”.

Hijo: “¿Cuánto dinero ganas en una hora?”.

Padre: ¿Pero a qué viene esto hijo?”.

Hijo: “Sólo lo quiero saber…”

Padre: “50 euros la hora.”

Hijo: “Ooooh”, exclamó con ojitos tristes. “Papá, ¿puedo pedir prestado 25 euros?”.

El padre no entendía nada, el día había sido largo y duro. 

Padre: “Mañana. Ahora a dormir”.

Hijo: “¡Gracias papá, ya tengo suficiente!”.

El padre sorprendido le preguntó:

Padre: “¿Para qué?”.

El niño metió su manita debajo de la almohada y sacó varias monedas.

Hijo: “Para comprar una hora de tu tiempo. Por favor, mañana ven temprano a casa, me gustaría cenar contigo”. 

TIEMPO es lo que quiere y necesita cada uno de nuestros hijos. Atrás quedan las navidades, un tanto especiales este año, y de nuevo toca lidiar con las prisas y la vorágine del día a día. Encontrar momentos que nos ayuden a reconectar con quien más queremos no siempre es fácil de llevar a cabo. Requiere de constancia e implicación, ¡pero el esfuerzo bien merece la pena! 

Frases como: ¡No tengo tiempo para nada!, ¡no puedo estar por mi hijo ni un minuto, tengo mil cosas que hacer!, ¡todo el día voy corriendo!... a todos nos son conocidas. Es verdad que después de un día intenso de trabajo necesitamos tomar aire. Y recursos como dejarles la Tablet, el móvil o encender la televisión con sus dibujos preferidos puede que sea una opción fácil, pero no acertada.

Nuestros hijos crecen a una velocidad increíble. De ser unos bebés, pasan a ser niños, hasta que llega un día que nos damos cuenta que son unos preadolescentes. Sin duda, los primeros años pueden ser complicados llenos de retos y cambios en nuestro estilo de vida. Pero es una etapa fugaz, que sólo tendremos oportunidad de vivirla con ellos una sola vez.

Es importante pasar tiempo con ellos porque les aporta confianza, seguridad en sí mismos, les resulta más fácil establecer vínculos afectivos con los demás y favorece una buena comunicación familiar.

El Papa Francisco, hace unos años, enviaba el siguiente mensaje a todos los padres: “Perded el tiempo con vuestros hijos, pues es una de las cosas más importantes que podéis hacer todos los días”.  “Perder” entendido como sinónimo de dar, de estar y de compartir. 

No dejemos escapar la infancia de nuestros hijos, pues del tiempo que compartamos con ellos, dependerá la clase de relación que tengamos cuando sean adultos. Os animo a dejar de lado todo aquello que pueda esperar. Y aprovechar nuestro día a día para pasar con ellos tiempo de calidad. Ahí van algunas sugerencias:

La mayoría de estos momentos están al alcance de todos. Os animo a ponerlos en práctica, porque no sólo ganará vuestro hijo sino también todos vosotros. ¡Vamos, el TIEMPO vuela!

Eva Martí

Tutora de P5

Educar en hábitos de autonomía a los niños, la sociedad del mañana

Actualmente, estamos sumergidos en una sociedad completamente materialista y cómoda. Ante ello, podemos actuar. ¿Cómo? Educando a los niños en valores desde su primera infancia, trabajando los hábitos desde su nacimiento, pues ellos serán la sociedad del mañana.
Todo niño debe sentirse útil y por lo tanto hay que dejarle ser útil: no hay que hacerle nada que él quiera, pueda y deba hacer solo. Evitarles el esfuerzo es dejarlos en inferioridad de condiciones, debilitarlos.

Educar la autonomía es imprescindible para el futuro de cualquier chiquitín, para su felicidad, para su libertad. Y cabe pensar que no existe libertad sin normas ni disciplina.
Para conseguir inculcar unos buenos hábitos hacen falta rutinas, cariño, servicio, confianza, alegría y paciencia. Educar la voluntad tiene como objetivo intentar que cada niño crezca en esfuerzo, en fortaleza y en responsabilidad. Los hábitos básicos son cuatro: orden, higiene, sueño y alimentación.


El día a día nos ofrece un gran abanico de oportunidades para educar a nuestros hijos y alumnos en estos hábitos. Los padres son los verdaderos protagonistas de la educación de los hijos, pero desde Viaró Infantil intentamos acompañar a cada familia y trabajar en paralelo para conseguir una educación de calidad.
Padres y profesoras podemos ser “influencers” de nuestros hijos y/o alumnos. Por este motivo, es muy importante ser buenos modelos. Recordemos que los niños aprenden sobre todo por imitación y que la autoridad y el respeto se adquieren siendo coherentes.
En la etapa Infantil, hay que centrar la exigencia alrededor de los 4 hábitos básicos: orden, higiene, alimentación y sueño. Para trabajarlos, las normas siempre deben ser pocas, claras y constantes.

Vamos a ver a través de los alumnos de P4 cómo podemos intentar instaurar unos buenos hábitos de autonomía:

Orden

Sueño:

Alimentación:

Higiene:

Es bueno exigir en los hábitos de autonomía para que los niños crezcan en fortaleza, responsabilidad, esfuerzo y voluntad. Pensemos qué metas perseguimos con nuestros hijos, cuál es nuestro proyecto educativo y, a partir de aquí, lancémonos a educar. Educar requiere mucha paciencia, constancia, optimismo y un gran sentido del humor, pero seguro que lo conseguiremos. ¡Vamos allá!

Carmen Arnalot

Tutora P4