header proyecto linguistico

Convivencia

Ser con los demás y para los demás

  1. Proyecto de convivencia
  2. Valores  y actitudes: FITES
  3. Marco de convivencia

Desde cierto punto de vista, podemos pensar que la escuela es el reflejo de la sociedad, entendiendo que podemos encontrar en la escuela toda la pluralidad que la sociedad reúne. Este hecho hace de la escuela un espacio privilegiado donde adquirir unos conocimientos y unos hábitos de socialización y de relación con los demás. A la vez, desde otro punto de vista, también podemos pensar que la sociedad será el reflejo de la escuela que tengamos. Así pues, enseñar y aprender a convivir se nos presenta como un objetivo fundamental. El colegio tiene la responsabilidad de fomentar la convivencia tanto en sus aulas como a su entorno inmediato.

La buena convivencia demanda personas íntegras

Esta tarea no se llevaría a cabo de forma sólida sin una reflexión seria sobre qué es la persona y cuál es la naturaleza de las relaciones que establece con la sociedad, con las otras personas. La convivencia comporta una conciencia de la propia identidad que implica la aceptación de los otros, un sentido de pertenencia y contribución personal a la sociedad. Por eso; la convivencia demanda también una formación integral de la persona, reto que asumamos como educadores junto a la familia. Para afrontarlo, hemos ido ordenando la experiencia de muchos años compartida por todo el profesorado en un proyecto educativo completo y una de las líneas de ese proyecto es la convivencia.

convivencia

El Proyecto de Convivencia

El proyecto de convivencia es el instrumento donde se reflejan las acciones que el centro desarrolla para capacitar a todo el alumnado y el resto de la comunidad educativa en la convivencia y la gestión positiva de los conflictos. Este documento está impregnado de los valores que se viven y transmiten en el colegio y que, como se puede entrever en lo que ya se ha dicho, podrían resumirse en un aprecio profundo por la libertad personal junto con la responsabilidad que esto comporta.

1. Objetivos generales del proyecto de convivencia

  • Asegurar y garantizar el compromiso de toda la comunidad escolar con el objetivo de la buena convivencia en el centro y en su entorno.
  • Potenciar la equidad educativa y el respeto a la diversidad.
  • Ayudar a cada alumno a relacionarse con él mismo, con los demás y con el mundo.
  • Garantizar una aplicación firme y flexible de las normas.
  • Fomentar la cultura de la mediación y el diálogo como herramienta básica en la gestión del conflicto.
  • Contribuir a una cultura de la paz y la no-violencia, junto con los valores que hacen posible preservar y enriquecer la vida de todas las personas.

2. Ámbitos de intervención

Un planteamiento global de la convivencia necesita una acción coordinada y coherente entre todos los agentes educativos que intervienen en los diferentes espacios y tiempos de nuestros alumnos. Es por eso que entendemos que las acciones dirigidas a formar en la convivencia tienen que plantearse desde tres ámbitos de intervención:

  1. Aula
  2. Centro
  3. Entorno

3. Niveles de actuación

En cada uno de estos ámbitos de intervención, tienen que afrontarse los objetivos del Proyecto desde tres niveles diferentes:

a. Valores y actitudes

Contribuir a que todo el alumnado sea competente en la relación consigo mismo, con los demás y con el mundo para conseguir el éxito académico, personal, social y laboral.

B. RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

Cuando se producen situaciones que atentan contra la convivencia hacen falta mecanismos de actuación y orientaciones para recuperar la relación entre las partes, reparar los daños y aportar soluciones positivas a estas situaciones.

c. Marco organizativo

No es posible la convivencia si no tenemos una organización que gestione, articule y dé sentido a las actuaciones y a los procesos. La organización favorece o dificulta el clima de convivencia.

Proyecto de convivencia

VALORES Y ACTITUDES: EL PROYECTO EDUCATIVO FITES

El proyecto educativo del colegio se fundamenta en el humanismo cristiano, es decir, en la visión cristiana de la persona humana y su relación con Dios, la sociedad y el mundo. Con el objetivo de llegar a la persona en su globalidad, distinguiremos cinco dimensiones. Hay que aclarar que esta distinción precisamente de cinco dimensiones es una de las posibles opciones para intentar profundizar en una realidad complejísima como es la persona. En el colegio nos resulta práctica.

Con la palabra dimensiones queremos hacer explícita la unidad de la persona. Estas dimensiones no son como partes o compartimentos separados. La persona madura cuando desarrolla armónicamente todas sus dimensiones: Las cinco que distinguimos son la física, la intelectual, la trascendente, el emocional y la social. Las iniciales de cada una de ellas forman el acrónimo FITES en catalán (objetivos, hitos, partes importantes de un camino… en castellano), que da nombre al proyecto y nos ayuda a recordar que en el colegio cada momento es importante, que cada acción marca un camino y que hay que ayudar a los alumnos a asumir como propios retos importantes de crecimiento personal y de servicio a la sociedad.

Cada una de estas cinco dimensiones nos da una línea del proyecto educativo. Estas cinco líneas estructuran el Plan de Acción Tutorial a lo largo de todos los años de escolaridad. En concreto, la línea correspondiente a la dimensión social, ordena todas las acciones dirigidas a educar para la convivencia.

1. LA LÍNEA SOCIAL DE FITES: EDUCAR PARA LA CONVIVENCIA EN LA CONVIVENCIA

La dimensión social pone de relieve que la persona, desde su origen, no solo vive, sino que convive: crece en la familia, con los amigos y en medio de la sociedad. Tal como se ha dicho, entendemos estas relaciones como una dimensión propia de la persona, a la que no podemos considerar aislada de los demás. Todo lo que hacemos es una aportación a la sociedad. Se trata de aportar siempre algo de positivo.

Para trabajar esta dimensión, por lo tanto, además de un enfoque teórico –dimensión intelectual– hay que convivir y reflexionar sobre las experiencias que la convivencia nos aporta. El Plan de Acción Tutorial cuenta con una serie de recursos que abarcan todo este abanico y se estructura de manera diferente en los cursos de Primaria, Secundaria o Bachillerato.

1.a. Objectivos

1.a.1. Secundaria y Bachillerato

En Secundaria y Bachillerato, se propone un objetivo en cada una de las líneas del Plan de Acción Tutorial. Así pues, si consideramos las cinco dimensiones, se proponen a los alumnos cinco objetivos para lograr a lo largo del curso y procuramos ayudarles a entenderlos en profundidad, saber concretarlos en su día a día -diferente para cada uno de ellos y en cada situación en la que puedan encontrarse- y a superar las dificultades que se encontrarán. En concreto, los objetivos que se proponen en la línea social o de convivencia son:

1º de SecundariaImplicarse activamente en la construcción de la sociedad profundizando en la amistad.
2º de SecundariaEsforzarse para hacer aportaciones positivas a las relaciones personales.
3º de SecundariaValorar las otras opiniones y puntos de vista sin caer en dogmatismos impositivos.
4º de SecundariaDecidir con criterio social y de servicio,buscando siempre el bien de todos.
1º de BachilleratoValorar a todo el mundo más allá del respeto distante, entendiendo la diversidad como riqueza.
2º de BachilleratoEntender el propio trabajo como un servicio a la sociedad.

Naturalmente, estos objetivos no quedan al margen de los objetivos que se proponen para las otras dimensiones, pues la persona es una unidad. Así, completando esta línea social, tenemos, por ejemplo, objetivos como:

1º de SecundariaEmocionalFomentar la disposición de perdonar siempre y restablecer las relaciones.
2º de SecundariaFísicaMantener una actitud cívica y diera las cosas un uso adecuado.
3º de SecundariaFísicaMantener un comportamiento exterior ordenado y sereno.
4º de SecundariaFísicaSer proactivos en el cuidado del entorno, entendiendo que de este modo cuidamos las personas
EmocionalAcoger y comprender todo el mundo
1º de BachilleratoFísicaPresentarse y actuar siempre de acuerdo con la dignidad propia de la persona
EmocionalConsolidar el hábito de escuchar
2º de BachilleratoTrascendenteEntender que lo que somos y tenemos es un don y vivir en correspondencia y agradecimiento

1.a.2. Primaria

Durante los seis años de primaria, la forma de trabajar es un poco diferente, mantenemos el objetivo de llegar a la globalidad de la persona y, por lo tanto, a la formación para la convivencia. Cada mes se pone el foco en una virtud, aprendiendo a vivirla de manera práctica y haciendo explícitas todas las dimensiones de la persona, en concreto la dimensión social. Así, por ejemplo, si nos fijamos en el orden, podemos aprender que en una clase ordenada todo el mundo trabaja mejor de este modo entendemos también que el orden personal tiene una incidencia directa en la convivencia.

El mismo sucede con el resto de virtudes que se trabajan, que son, entre otras, la sinceridad, la urbanidad o los buenos modales, la laboriosidad, la generosidad, etc.

1.B. RECURSOS: EL PLAN De ACCIÓN TUTORIAL LLEVADO A LA PRÁCTICA

Los objetivos generales de cada dimensión se trabajan en todo momento. De hecho, teniendo en cuenta que la persona es una unidad y, por tanto, no se puede ser –digámoslo así– generoso o sincero a ratos, el hecho de haber propuesto unos objetivos para trabajar en todo un curso, permite convertir cada momento en una oportunidad educativa. Ahora bien, hace falta trabajar de manera sistemática y podríamos clasificar los recursos del Plan de Acción Tutorial.

Los recursos que se indican a continuación son los mismos para las cinco líneas. Pero aqui remarcaremos de qué manera ayudan a trabajar la convivencia.

1.b.1. Normativa de aula, descanso y comedor

La propia normativa, bien vivida, nos lleva a crear un ambiente en el que todo el mundo pueda trabajar y crecer en libertad. Es fácil entender que estamos contribuyendo a una buena convivencia cuando cuidamos cosas como por ejemplo:

  • Presentarse en clase correctamente vestido
  • Cuidar la puntualidad
  • Respetar los turnos de palabra
  • Respetar las zonas de descanso
  • Cuidar el material de trabajo propio y el del colegio, entendiendo que debe estar a disposición de muchas otras personas.
  • No desperdiciar la comida
  • Moverse de un lugar a otro sin correr
  • Mantener una actitud activa de trabajo y de respeto y colaboración con el trabajo de los otros

Se puede observar como estas y otras cosas tan concretas pueden encontrar su motivación en los objetivos de la línea social, de los que hemos hablado antes.

1.b.2. Sesiones específicas

En las horas de tutoría grupal se tratan diferentes temas relacionados con la convivencia que nos ayudan a reflexionar sobre el objetivo propuesto en cada curso. Así, por ejemplo, tenemos sesiones sobre:

  • El uso de internet y las redes sociales
  • Las normas con las que todos ganamos (sobre las normas de convivencia)
  • Desperdicio de alimentos
  • Espacios y transportes públicos
  • Resolución pacífica de conflictos
  • Inmigración
  • Bullying y ciberbullying

Unas cuántas son impartidas por expertos y trabajadas después en el aula con el tutor.

Algunas de estas sesiones se agrupan formando un programa a lo largo de varios cursos, como puede ser, por ejemplo, el Programa Educativo por la Igualdad, o Plan de Igualdad.

1.b.3. Acciones programadas

Llevan a dedicar un tiempo explícito en servicio a los demás, a llevar a cabo una acción en servicio en la comunidad o a conocer las personas que trabajan en nuestro entorno para valorarlas y ser agradecidos. Algunos ejemplos:

  • Voluntariado en diversas entidades de los municipios de origen de los alumnos
  • Campañas de recogidas de alimentos
  • Los alumnos mayores sacan adelante de forma voluntaria las diferentes jornadas que se organizan en el colegio para los alumnos más pequeños o para las familias, como pueden ser la Fiesta de Navidad, la Fiesta Deportiva o la Fiesta del Arte, entre otras.
  • Quina Cuina (Qué cocina): el personal de la cocina explica a los alumnos, en grupos reducidos, como trabajan.
  • Intercambio intercultural con estudiantes otros continentes.
  • Padrinos lectores: los alumnos de los cursos superiores de primaria dedican tiempo a los más pequeños para ayudarles a leer.
  • Recibimiento de los alumnos de 2º de Bachillerato a los de 1º de Primaria
  • Distribución de encargos entre los alumnos de cada grupo

1.b.4. Programación y dinámicas de cada asignatura

La programación de algunas asignaturas permite discutir noticias de actualidad, llevar a cabo debates, recomendar algunos libros de lectura y reflexionar sobre ellos, etc. Así se trabajan los objetivos propuestos para la convivencia, puesto que hay que hacer el esfuerzo de escuchar a los otros, ponerse en su piel y hacerse cargo de lo que sucede en nuestro entorno.

Por otro lado, en el marco de las asignaturas se pueden llevar a cabo algunos proyectos que puedan resultar un servicio a otras personas. Así, por ejemplo, los alumnos de 2.º ESO diseñan cada año una colección de juegos de mesa y los estrenan con los residentes del asilo contiguo al colegio, a los que han conocido en un rato de tertulia antes de empezar la actividad. “Quiero hacerlo bien, porque lo estoy haciendo por alguien” es el pensamiento que expresan estos alumnos cuando preparan los juegos de mesa. Quizás es el mismo trabajo de cada curso, pero “lo estoy haciendo por alguien” y esto cambia la perspectiva.

1.b.5. Proyectos que implican varios cursos

Algunos proyectos que llevamos a cabo y que implican el trabajo en equipo de todo el colegio, profesorado, personal de administración y servicios y alumnos son:

  • El musical de Navidad, que implica todo el colegio de arriba abajo y los concebimos como un momento importantísimo de colaboración estrecha, de convivencia y de trabajo en equipo.
  • El Torneo deportivo de San Tomás, en el que participan todos los alumnos y dónde aprendemos a competir respetando a todo el mundo.
1.C. TRES ACTITUDES BÁSICAS PERMANENTES

Muy por encima de las propias realizaciones culturales, en una persona destacan aquellos valores que son propios solo de la persona: que sea humilde, veraz, honesta o amable. En cuanto que es libre y responsable de sus acciones, la persona tiene en sus manos llegar a “hacer vivos” estos valores, porque los valores personales solo pueden surgir de actitudes libres y conscientes.

Se trabajan tres actitudes sin las cuales entendemos que no puede edificarse la personalidad. Vienen a ser la base sobre la que nos podemos proponer lograr de manera sólida los objetivos de mejora personal.

1.c.1. Respeto

El respeto es la actitud de la persona que adopta una postura que le permite percibir los valores del mundo, de tal modo que después será capaz de reafirmarlos y responder a ellos como es debido y libremente. El respeto es, por lo tanto, el cimiento de la realización de las virtudes en la persona.

Algunas manifestaciones de esta actitud son:

  • Pensar cuál es la manera adecuada de conducirse en cada lugar y en cada momento: no es lo mismo una clase, que el oratorio, el descanso, la biblioteca, el transporte público, etc.
  • Reconocer los propios errores y limitaciones
  • Una profunda estima por la verdad
  • Cuidar el material y las instalaciones
  • No prejuzgar nunca a nadie
  • Pedir permiso cuando sea necesario

1.c.2. Responsabilidad

Una persona con sentido de responsabilidad puede plantearse qué respuesta le reclama la realidad. Podemos decir que el sentido de responsabilidad hace a la persona consciente.

Algunas manifestaciones de esta actitud son:

  • Actuar correctamente sin necesidad de que nadie nos lo diga
  • Mantener los propósitos con constancia
  • Entregar puntualmente los trabajos
  • Trabajar en clase y acabar bien las tareas
  • Avisar si descubrimos que hay algún desperfecto
  • Obedecer
  • Dejar los materiales que utilizamos ordenados en su sitio, con mayor motivo si los ha de utilizar más gente.

1.c.3. Convivencia

La construcción de la propia personalidad, pasa por superar la tendencia a cerrarse en uno mismo y abrir las puertas de la propia interioridad para salir al encuentro de las personas con quienes tenemos que convivir.

Algunas manifestaciones de esta actitud son:

  • Ofrecer y pedir ayuda cuando sea necesario
  • Evitar cualquier actuación que pueda ofender o molestar a otros
  • Dar las gracias
  • Pedir Perdón
  • No excluir nunca a nadie en los trabajos que puedan hacerse en grupos reducidos, a la hora del descanso, etc.
  • No considerar la violencia como solución de nada, ni consentirla a nuestro alrededor
  • Compartir lo nuestro con los demás
  • Dejar las aulas ordenadas de tal modo que facilitemos el trabajo a las personas que las han de limpiar

Cada una de estas actitudes presupone la anterior: no seremos capaces de convivir si no sabemos dar la respuesta adecuada a la realidad de la dignidad de todas las personas. Y no seremos capaces de dar esta respuesta adecuada si no respetamos esta realidad, entendiendo el valor infinito que tiene cada persona.

Las trabajamos explícitamente una en cada trimestre del curso con los recursos que ya hemos mencionado.

2. EDUCACIÓN PERSONALIZADA: EL TUTOR PERSONAL O PRECEPTOR

Cada alumno del colegio tiene asignado un tutor personal o preceptor con el que mantiene conversaciones con cierta frecuencia. Con este medio, se facilita incorporar a la propia vida todo lo que se ha tratado y reflexionado en el aula: se ayuda a pensar cómo conducir la propia vida en cada momento y circunstancia para que sea coherente con los objetivos que nos hemos propuesto.

Entendiendo que lo único que nos hace crecer, lo único que forma, son las decisiones propias, la tarea del preceptor consiste en dar luz, ayudar a entender, proporcionar recursos, acompañar, animar en las dificultades, etc.

En este sentido, el modelo de educación diferenciada, personalizada para niños, facilita la comprensión de uno mismo y de la propia relación con el mundo.

3. JUNTO A LA FAMILIA

Dado que los padres son los primeros y principales educadores, el colegio promueve una estrecha colaboración con ellos mediante entrevistas periódicas con el preceptor. Les traslada los objetivos educativos a través de las reuniones trimestrales, en las que se tratan también los asuntos relacionados con la formación para la convivencia.

Entendemos que las sesiones y reflexiones no son suficiente: hace falta, como la otra cara de la moneda, un corazón muy bien dispuesto. Y este corazón se prepara de manera muy principal en el seno de la familia.

MARCO ORGANIZATIVO: LA NORMATIVA DE CONVIVENCIA

Todos los miembros de la comunidad educativa tienen derecho a convivir en un buen clima escolar y el deber de facilitarlo con sus actitudes y conductas.

La Normativa de Convivencia recoge las medidas sobre el trato y seguridad de los alumnos, prácticamente todos menores de edad y las medidas correctoras que se deban imponer.

  1. La Normativa de Convivencia como herramienta educativa

Esta normativa no se debe entender como una colección de obligaciones y prohibiciones vacías de sentido, sino que adquiere su sentido pleno en el marco de la educación, entendiendo que la hace posible. Por eso son exigibles. Es fácil entender que no puede formarse en libertad sin unas normas claras que garanticen la libertad de todo el mundo.

Las normas que contempla son las válidas para todo el colegio, como por ejemplo, la prohibición de llevar dispositivos móviles con conexión a internet o la forma de llevar el uniforme.

  1. Protocolos que garantizan la seguridad y la convivencia

Además de las normas de funcionamiento y trato con todas las personas en el día a día del colegio, la Normativa recoge también:

  • Protocolo en caso de incidencias graves con menores
  • Protocolo de prevención y actuación en caso de acoso entre iguales (bullying)

Resolución de conflictos

Ciertamente, en una sociedad abierta y compleja, el conflicto es inevitable y forma parte de las relaciones sociales; pero la manera de entender la convivencia que hemos ido desgranando, fomenta una cultura pacífica que tiende a evitar los conflictos, no para ignorarlos o pensar que no existe la verdad, sino por la manera de afrontar las diferencias, buscando aquello que nos une.

1. LA MEDIACIÓN: CONSEJOS DE CURSO

A principio de curso, cada clase escoge por mayoría de votos un grupo de alumnos que constituirán el Consejo de Curso. Su misión abarca muchos aspectos de la vida del grupo. Uno de ellos es prevenir los conflictos para llegar a tiempo y la posibilidad de actuar como mediadores en caso de conflicto.

2. Medidas restauradoras

La solución de un conflicto no acaba con la ausencia de tensión. Hay que restaurar las relaciones, máxime cuando entendemos que forman parte de la propia persona. En este sentido, el tutor de cada grupo, el Consejo de Curso y, sobre todo, el tutor personal de cada uno de los alumnos implicados, procurarán que todo el mundo haga lo que está de su parte para reflexionar, asimilar la experiencia como un nuevo aprendizaje, restablecer y fortalecer las relaciones afectadas